Psicóticas Inseguras: Retrato de una generación condenada 

Dentro del éxito incipiente del contenido digital, la webserie Psicóticas Inseguras destaca como una representación genuina de las problemáticas cotidianas del millennial – o al menos – de todos quienes nos identificamos con la inseguridad, las malas decisiones, la ansiedad y las crisis existenciales.

¿A qué edad una es lo suficientemente vieja como para dejar de sacarse selfies? ¿Hasta cuándo podemos seguir trabajando a honorarios y sin seguro de salud? ¿Hasta qué edad podemos transitar entre vocaciones sin elegir alguna? ¿Hasta cuándo podemos vivir con nuestros papás? Al menos una vez (al día) nos hemos preguntado cosas similares. Somos jóvenes, con más o menos oportunidades. Dicen que lo tenemos todo para ser felices, pero empezamos proyectos y los dejamos. Nos apasionamos por algo (o alguien) y luego ya no. Dejamos los antidepresivos y a los días volvemos a ellos. Deambulamos por entrevistas de trabajos que no queremos. Somos inestables, lo cuestionamos todo, nos aterra la rutina, y al final del día ¿podemos convertirnos en adultos funcionales?

Ni Javiera Pinto (30) ni Pamela Barboza (29) han podido contestar ninguna de esas preguntas existenciales. Son amigas desde el 2013, cuando ambas eran estudiantes de Dirección Audiovisual en la Universidad Católica, sin saber si algún día podrían dedicarse a ello. Al titularse, Pamela trabajó en una cafetería y Javiera en una tienda de disfraces mientras se torturaban viendo en las redes sociales a sus compañeros de generación participando en largometrajes, festivales o cualquier otra cosa que sí tenía que ver con lo que estudiaron. El contenido más cercano que llegaron a producir fueron unos videos en los que se grabaron imitando canciones de Abba y Destiny’s Child con pelucas y cromas hechas en casa. 

En medio de fracasos y frustraciones, el año 2016 decidieron comenzar la grabación de una webserie para proyectar sus vidas y las inquietudes y conversaciones que tenían todos los días. Las dos amigas titularon la saga “Psicóticas Inseguras” porque una vez su profesor del proyecto de grado se refirió a ellas así, ya que siempre llegaban a clases decepcionadas y arrepentidas de todo lo que hacían. 

Con un flashback en el 5to capítulo de la segunda temporada las protagonistas interpretan, a través de canciones originales, sus vidas en la universidad y el día en que se conocieron. Crédito: Cortesía

Dado que partieron sin publicidad ni auspiciadores, cada una ponía 20 mil pesos para comprar comida y pagar la locomoción de los amigos que fueron parte del proyecto. Todos eran excompañeros de facultad o conocidos que aún estudiaban y pedían prestado a la universidad el equipamiento para rodar. Luego de cada capítulo, más personas con conocimientos en fotografía, sonido y montaje se unían para trabajar solo por amor al arte. Pamela y Javiera dirigían, escribían los guiones y actuaban los dos personajes principales, que en realidad eran fieles representaciones de ellas mismas.

Los capítulos se publicaron en Instagram TV y YouTube. Cada uno representa muy bien la comedia emo en la que suele convertirse la vida post universidad: buscando trabajo, yendo a terapia, conversando con amigos sobre el fracaso laboral, fumando pito y tratando de superar ciertas parejas tóxicas. Con seis episodios, la primera temporada de Psicóticas Inseguras sumó más de un millón de reproducciones. El éxito fue inesperado y les corroboró la creación de un relato genuino, y, por sobretodo, que existía una generación incapaz de identificarse con las grandes producciones de televisión, empecinada en mostrar personajes estereotipados y cerrados a las situaciones reales por las que pasaba el millennial tipo (pero bueno, para eso está internet). 

En el mundillo de la producción audiovisual solo los afortunados trabajan exclusivamente en un proyecto. Ni siquiera las creadoras podían dedicarse a Psicóticas Inseguras a tiempo completo y aún menos el staff detrás de ellas, por lo que se demoraron cuatro años entre el cierre de la primera temporada y el comienzo de la segunda, incluso cuando ya habían alcanzado cierta fama entre las webseries chilenas. “Esto nunca nos dió para vivir” cuentan la Javi y la Pame, quienes no pensaban en hacer una segunda temporada, pero sí se lo propusieron cuando en los comentarios de YouTube cientos de seguidores prometían que las ayudarían a pagarla. 

Los Fondos de Fomento Audiovisual son un privilegio que pocos consiguen, pero figuran como una de las grandes esperanzas de la industria independiente. Al tercer intento, la webserie consiguió uno de estos preciados aportes y las creadoras empezaron un crowdfunding – campaña de financiamiento colectivo – esperando que todas las promesas virtuales de aporte monetario permitieran realizar una segunda entrega. 

Psicóticas Inseguras ha sido nominada a dos festivales de contenido digital: Giga Awards y Carballo Interplay, primer festival de webseries de España. Créditos: Valentina Figueroa

Si la primera temporada es un retrato anecdótico de las peripecias de la Pame y la Javi, la segunda es mucho más reflexiva y profundiza en los fracasos de la adultez. Nos cuentan de la precarización laboral, la imposibilidad de arrendar con un sueldo de freelance (ni hablar de comprar una casa), los excesos en alcohol y drogas, la falta de responsabilidad con la que vivimos nuestra sexualidad, y que todas las relaciones se pueden romper, incluso la amistad platónica entre las protagonistas. Les tomó dos años escribir y producir los seis capítulos que comenzaron a publicarse en agosto del 2020. Por ahora, no está en las mentes de las creadoras una tercera temporada, pero lo cierto es que aún existen muchas otras desgracias generacionales que contar.